Rita Barberá muere de un infarto a los 68 años en un hotel de Madrid