Rajoy y Sánchez solo coinciden en la ilegalidad de la consulta catalana