Puigdemont cambia de discurso y Colau de estrategia