El Parlament reivindica la Presidencia de Puigdemont, pero evita ratificar la independencia