Pablo Iglesias admite que se le ha puesto cara de presidente