Rajoy coloca a casi todo su equipo