Las "mordidas" del Rey