La abuela Josefa, a prisión por negarse a destruir su casa