La abogacía exige aplicar sus derechos a los inmigrantes que trepan a la valla