Tres heridos y ochenta detenidos tras la carga policial contra los indignados en París