El Gobierno asegura que no puede aceptar símbolos de exaltación de una dictadura