El caso de Gabriel tensa el debate de la prisión permanente revisable