El suegro de Granados no le creía "tan retorcido" para esconderle dinero en su casa