La exmujer de Correa administraba empresas de su marido porque confiaba en él