Francisco Nicolás llega sonriente a los juzgados de Plaza de Castilla