La capilla ardiente de Maza, instalada en la Fiscalía General del Estado