Los etarras de México trabajaban de masajista y en un centro de yoga