Cospedal subraya que está en juego el futuro de los españoles, no un sillón