Cifuentes entre réplicas y contrarréplicas, no convence ni a aliados ni a rivales