Cataluña parece abocada a la ingobernabilidad en la recta final de la campaña