Blesa, ¿más cerca de la libertad?