La CUP propugna la "ruptura democrática" y el primer paso hacia la república catalana