Gallardón se escuda en el Constitucional para defender su postura sobre el aborto