El Trump más ‘celebrity’