Es “de sentido común” que gobierne quien tiene más apoyos parlamentarios