Rajoy, aclamado en el balcón de Génova tras ganar las elecciones