La crisis hunde el precio de la gamba roja