La banca española espera sanear sus cuentas con la nueva reforma financiera