La Hacienda catalana tiene datos fiscales porque lleva 30 años cruzando información