Una operación “dudosa” para explicar las cuentas de Bankia