Los premios Emmy o la noche en la que triunfaron las mujeres, con permiso de Donald Trump