Joan Fontaine fallece sin reconciliarse con su eterna enemiga: su hermana