Llevar un estilo de vida sano reduce el riesgo de padecer cáncer