La Policía pinchó el móvil del imán de Ripoll en 2005 por sus conexiones con Al Qaeda