El Estado Islámico se embolsa unos 2.000 millones anuales