Una desaparición de dos meses tan inquientante como la de Diana