Comer un puñado de frutos secos diarios reduce el riesgo de cáncer