Sergio se lleva la peor parte durante el viaje: la tunga le ha picado el pie