Recordamos sus mejores momentazos: aunque nadie lo entienda, Violeta y Julen se encantan