Carlos, a golpes con la palometa