Una cámara de seguridad pudo haber grabado al secuestrador de universitarias