La UAC frena el tercer ataque