El 'culo veo' más cruel de la historia