El actor-poeta no tuvo suerte pero sí una sonrisa