La legión bien merece plantarse