Ricard y Jorge, fuera por la nariz de un gato