Dívar, ¿dimisión inminente?