El policía que denunció amenazas en el 'chat del odio' y el sindicato que le representa siguen siendo insultados