437 altos cargos del Estado tendrán que abandonar sus puestos tras la moción de censura