El ‘cortocircuito’ judicial en el caso de la presunta caja B del PP